Carlos Gutiérrez – Fotógrafo

La brecha entre ricos y pobres se ha agigantado en nuestra sociedad chilena por la distribución de ingresos económicos, la notable diferencia en la educación particular y municipal y además porque la cultura ha sido segmentada, egoístamente centralista y en regiones muy escasa. No se puede seguir pensando en la cultura como un bien de consumo para los estratos sociales altos. Todo lo contrario debe pensarse como una necesidad básica de todo ser humano. Es indispensable generar nuevos espacios de creación y desarrollo artístico para que la gente se empodere de de sus derechos y su cultura para un desarrollo integral de esta sociedad.

Anuncios